Blogia
PETRA V.1.0

¡San Juan!, ¡San Juan!, dame milcao yo te daré pan

¡San Juan!, ¡San Juan!, dame milcao yo te daré pan Mi abuelito, que Dios lo tenga en su santa gloria, se llamaba Juan de Dios. Su temple rebelde hizo que en su juventud sacara el “de Dios” de su nombre. Mi abuelito me contaba historias de la cordillera cuando era pequeña. Una vez me comentó de una fiesta en donde apareció un galán “perfilado de cara”, se notaba que no era un “gañán” y al entrar dejó a todos sin aliento. Me contaba la historia con mil modismos del campo chileno y con una fantasía que he heredado ya algo deslavada. El era magistral. Resultó ser que aquel galán era el Diablo. Sí, señores, el Diablo ha sido siempre el invitado en el campo chileno. Hay millones de historias sobre este personajillo, perdón personaje (no vaya a ser que se ofenda). En Chile, durante la noche de San Juan es cuando uno puede encontrarse con él.

Dicen que si esta noche das siete vueltas alrededor de la casa, en la séptima verás al Diablo. Otra superstición dice que si miras la luna (hoy hecha una cosita pequeña, como uñita de bebé) y después la higuera, la verás florecer. Tengo una higuera en mi patio, pero siempre olvido hacer eso, algún día, sino esta noche, veré florecer la higuera. Pero dicen que da mucho miedo, que oyes gruñidos, lamentos y cosas así; hay que ser muy valiente para recoger una de esas preciadas flores y asegurarse la felicidad eterna. Además, que hace un frío de los mil demonios. Uuuh.

Para mí, la noche San Juan tiene, además, el sabor de la verbena, la revetlla. La ciudad de Barcelona, que por estos días ya siente el calor del verano, sale a la calle a festejar. En la noche de San Juan todos comparten su pan, su vino y su galán, gente de cien mil raleas. Dentro de las costumbres catalanas existe la idea de tirar a la hoguera todo aquello que quieres desechar de tu vida.

No es esta noche una noche cualquiera. Así que ha espabilarse y vivirla en su misterio. Yo, por mi parte, recuerdo a mi abuelo, que era un hombre de “una sola huella”.

La Guitarra y la Higuera. Otra creencia de esta fecha, es que en la noche de San Juan se puede aprender a tocar la guitarra. Sólo debes colocarte bajo una higuera con una guitarra en las brazos y justo a las doce de la noche, un ser misterioso pone tus manos en la cuerdas de la guitarra y por arte de magia, comienzas a guitarrear. http://www.puntolocal.cl/sanjuan/supersticiones.htm
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Ghostaf -

buena con el abuelito, en iquique en los pueblo ay mas cosa bueno aqui le dejo un link http://www.cuco.com.ar/noche_de_san_juan.htm
una recomendasion en la 17 ay que serlo solo, si es verdad esta comprobado al 100% pero le falto algo se te a aparse un demonio entre el vapor negro diciendo cosa rara. suena muy fantastico lo relato un chaman del pueblo

BEne -

La noche de San Juann tiene muccho de encanto, lastima que en Lima no haya mucha tradicion de ella, pero si en el resto del pais. Con lo piromano que soy ya quisiera hacer hogueras, pero por el momento me conformo con ver las hogueras de Alicante por el cable. Realmente tiene su magia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Juan -

Petra,
sí es una noche mágica. En buena parte de España (si no toda) se encienden hogueras, se queman los malos espíritus del pasado y se salta encima de ellas como símbolo de la voluntad de purificación. Cerca de la hoguera, junto a un río o el mar, se celebran verbenas con gentes de cien mil raleas, efectivamente. Pero lo interesante es lo de tu abuelo y esas historias de la cordillera. Espero que alguna otra vez recuerdes algo de lo que te contaba.
Besos. J.

v0dk4 -

Pensé en salir a dar las 7 vueltas a la casa, me gustaría tomarme un café con Don Sata, tengo varias preguntas para hacerle :D

En todo caso me dio frío :P
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres