Blogia
PETRA V.1.0

// el // evento //

// el // evento // Carla estaba revisando su closet para encontrar una chaqueta adecuada. No encontró ninguna y fue al living a decirle a su hermana Beatriz que tendría que pedirle a la Pelusa, la prima de ambas, aquella que le vieron en el cumpleaños del Ciro. Ambas coincidian en que esa chaqueta era preciosa, además quedaría súper bien con los pantalones que se compró el año pasado y que no se puso nunca. Carla había subido de peso el año pasado y recuperó su figura gracias a una diabólica dieta y la sublime voluntad de verse como chica de film francés de culto. Beatriz miró con cara de espanto a su hermana y le gritó: -¡galla!, ¡no tengo zapatos!, no puedo ir con éstos, son muy fashion, ¡necesito algo más formal!, chuuta ¿qué creís puedo hacer?-.
Carla comprendió que ya se le doblaba la preocupación. Era cierto que Beatriz en su afán estilístico sólo compraba zapatos estrambóticos y aquello no era ocasión para snobismos. Además que calzaba un número más que ella. De repente, tenían otro problema que resolver. Cómo si ya no hubieran suficientes.
Partieron al mall, decididas a terminar con sus problemas y recorrieron ávidas de soluciones las distintas boutiques. Zara le proporcionó una revelación a Carla: una chaqueta de estación negra, rebajada de precio y que además tenía el corte perfecto que requiere una musa de film francés de culto. Sentía que el mundo se hacía cómplice de sus deseos. Ya no le importaron las caras de disgusto que colocaba Beatriz, durante el café obligado de sus salidas a mall, al comentarle de los horribles zapatos -de monja de claustro- que se había comprado.
Regresaron a sus casas, una con el mundo a sus pies y la otra con deseos de comprender porqué a los pies había que vestirlos de sobriedad.
Pelusa llamó por teléfono a Beatriz para decirle que ya no tenía la chaqueta del cumpleaños de Ciro, pero se alegró de saber que ya no era necesaria. Después de comentarle que ella ya tenía el traje, que se pondría algo de color, que después de todo si era sobrio daba lo mismo, le preguntó si alguna había llamado por teléfono para saber algo más.
Beatriz fue la encargada de hacer el llamado de ese día, se turnaban, entre las tres, quien llamaba cada día.
Al colgar el teléfono, se preocupó de llamar a su hermana y a su prima para hacerles saber de las noticias del día.
-Carla. Llamé. Amaneció peor. Aún no come bien. La Lucita cree que no pasa de este fin de semana, y estaba pensando de que si es así, tal vez debieras decirle al mecánico que vea de tenerte el auto el viernes, el José ya compró el ataúd, así que ya está todo ok, sólo falta que el viejo se muera-.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Roberto -

Uf. Ser fashion victim pase, hay muchos(as) -Zara me encanta- Indolente es impresentable. Siempre tienes esos giros inesperados que me encantan. Yo estaba visualizando a la Poulain y me tiras un ataúd del techo, directo a mi cabeza.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres