Blogia
PETRA V.1.0

[la chirimoya]

[la chirimoya] Siempre me es recurrente la imagen de mi amiga Anna cuando vino a Chile por primera vez, suelo repetir la anécdota: la llevé a la feria, a una feria “feria”. Los caseritos le ofrecían que “se la probara”, que “tenían la mejor”, que “no se iba arrepentir”, uno particularmente entusiamó a mi amiga y se la probó. Mi amiga quedó pa’dentro. En su vida había probado la chirimoya.

Aquello me sorprendió tanto. Por un momento entendí la “distancia” entre ella y yo. Yo sabía del sabor de la chirimoya, a mí ya no me sorprendía, de hecho me costó asimilar la textura de esta esculpida fruta. No había emoción ya en comer una.

Sin embargo, después de aquella vez, cada vez que tengo una en mis manos pienso que el sabor de la chirimoya es un sabor que no todo el mundo conoce, que la textura de esta fruta es parte de la distancia de mi paladar y mis creencias con el de algún amigo en Barna, la piel de la chirimoya tiene la suavidad que quizás jamás conoció Miró mientras comía “pipas” (semillas de maravilla).

Aquellos que cuestionan los noticiarios porque dicen que muestran demasiada violencia por el ráting, me pregunto, ¿habrán pensado alguna vez qué fruta comerá la gente que alimenta el ráting?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

jesus olivares -

les recomiendo que prueben aquellas chirimoyas que se cosechan en cualquier valle interandino del Perú y sabran lo que es bueno. Por si acaso, la chirimoya fué un fruto muy codiciado por los incas e inclusive culturas preincas dan cuenta de su consumo al haberse encontrado
ceramicos antiguos con la forma de esta fruta.
Pregunten por la variedad Cumbe del Perú
chau

petra -

ok, ok joe... pero la dimensión de esa miseria no es comparable a la latinoamericana, es así, nada qué hacer... o quizás mucho qué hacer...

Joe el Misterioso -

no crea miss Petra, que aqui también hay miseria, con dos millones de cesantes, gente durmiendo y viviendo en la calle, pidiendo limosna, buscando en la basura y todo...

Zuirdj -

Petra, la lúcida y evocadora Petra...

petra -

vaya Joe, pero no sufras, te cambio un kilo de chirimoyas por un poquito de desarrollo, no sé algún subsidio de cesantía, que sé yo, algo de esas cositas que se desconocen por aquí... (je). Cariños. P.

Joe el Misterioso -

Chirimoya... gracias miss Petra por esa entrada, hasta se me habia olvidado el gusto de ese fruto maravilloso. Aqui jamas he visto, a no ser que se encuentre por ahi entre los frutos exoticos importados, lo cual implica que hace mas de 26 años que no la he comido, snif, snif...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

juan -

petra,
qué maravilloso volver a leerte, aunque sean entre lágrimas musicales o frustraciones profesionales. J.

petra -

jejeje... Roberto... de nuevo.. jojojo..

Roberto -

Noooo Petra!! no de nuevo!!
Tuve un deja vu de esto, un flashback, un raconto lleno de risas, fué el 3 de abril en mi blog, en un post llamado Backstage, nos reimos mucho, recuerdas lo de slds? :-)
Como que sigas apocopando saludos y ciudades.... ufff

Isa -

Barna... hermosa ciudad, pasé increíbles momentos ahí... tengo que volver pronto y buscaré chirimoyas por ahí tb

petra -

oh, Roberto... Barna (o bcn) es el apócope de Barcelona... y sí hay chirimoyas si uno busca en algún rincón, pero mi amiga no visita esos rincones, je.
Cariños. P.

Roberto -

La Annona cherimola Mill...
gusto de pocos.
La primera vez de una chirimoya debe ser como sentir el mar en los pies por vez primera.
Pero Barna... lugar ignoto, ni siquiera sé si hay mar... y definitivamnete no hay chirimoyas, sólo tu amigo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres